Dragon Ball FighterZ

Previos días al E3 2017, corrió el rumor de que un nuevo juego de Dragon Ball estaba siendo desarrollado por nada menos que Arc System Works, el equipo detrás de Guilty Gear y BlazBlue. En otras palabras, uno de los mejores estudios de videojuegos de pelea en dos dimensiones estaría presuntamente trabajando con los personajes del manga más querido y laureado de los últimos tiempos.

Dicho rumor se convirtió en un hecho cuando, durante la conferencia de Microsoft en el E3, se reveló Dragon Ball FighterZ (mucho ojo en la “Z” al final) ante la mirada atónita de todos los presentes tanto en vivo como por streaming online. El hype que generó la demo técnica del juego no se hizo esperar y, debido al revuelo que generó y a lo prometedor que lucía todo aquello, consiguió llevarse la mayor cantidad de premios durante la conferencia. El ojo público gamer había centrado su atención en él.

Sin embargo, ahora que tenemos el juego en nuestras consolas y el mando entre las manos, recuerdos de las horas que pasamos jugando obras como Super Butouden 2 en Super Nintendo o el híperpopular Budokai Tenkaichi 3 en PlayStation 2 pueden nublar la visión de muchos, perjudicando la objetividad de los ojos que ven al recién llegado.

Leer Más