Shadow of the Colossus (PS4)

Review

SHADOW OF THE COLOSSUS

LA HONRA QUE UNA OBRA MAESTRA MERECE

 

Quiero sincerarme antes de iniciar este análisis: No he jugado al Shadow of the Colossus original.

Podrá parecer muy osado el atreverme a reseñar la remasterización de un videojuego que no tuve la oportunidad de probar durante su tiempo de salida y no dudo de que muchos ortodoxos de la materia consideren poco apropiadas las palabras que aquí escribiré pero, tras terminar el juego y haber experimentado la legendaria travesía que crearon Fumito Ueda y Team ICO, las dudas se han disipado: Yo también quiero aportar a todos los elogios que éste videojuego ha recibido y debe seguir recibiendo a lo largo del tiempo.

 

Shadow of the Colossus hizo su debút en el año 2005, llevando al límite las capacidades de la PlayStation 2 poco antes de su final”

 

Porque justamente de eso es que se trata. Este medio de entretenimiento que tanto apreciamos no hubiese alcanzado el estatus que hoy tiene sin un Shadow of the Colossus. ¿Los videojuegos son arte? La respuesta varía según la persona pero nadie puede poner en tela de juicio de que fueron las dos obras del señor Ueda las que nos hicieron replantearnos esta idea en nuestras mentes y puso el tema en el radar de todos los que veían con “ojitos tiernos” esta afición (quizá junto a un tal Hideo Kojima trabajando en Metal Gear Solid).

Y sin embargo, la nueva generación de videojugadores (en la que también puedo ser encasillado) no ha tenido la oportunidad de disfrutar un trabajo al que la industria le debe tanto; o así era hasta ahora…

Bluepoint Games, conocidos por ser especialistas en remasterizaciones de títulos de antaño, son los responsables de traernos Shadow of the Colossus para PlayStation 4. Con el apoyo y la supervisión del Sony Computer Entertainment’s Japan Studio, esta nueva versión del clásico de PlayStation 2 ha sido trabajada desde cero en un motor gráfico de generación actual para ser adaptada a las sensibilidades y estándares de nuestros tiempos.

Cuando una pieza tan importante del gaming es puesta en escena nuevamente por medio de un remake (porque sí, este es un remake disfrazado de remaster al menos gráficamente hablando), los fans y críticos de la industria suelen mantenerse en intriga por el resultado. Sin duda, este videojuego no será la excepción.

¿Será esta nueva versión un motivo por el cual indignarse? O ¿Se convertirá en el modo de entrada a un clásico de todos los tiempos para aquellos que no pudieron jugarlo en su época? Éste es el análisis de Shadow of the Colossus para PlayStation 4.

 

EN BUSCA DE UN DESEO IMPOSIBLE

Shadow of the Colossus nos narra la historia de Wander, un joven que ha llegado a La Tierra Prohibida con el cadáver de Mono, una bella doncella con la que al parecer tiene un vínculo muy especial (hasta la fecha, no está claro si se trata de la amante, la madre o la hermana de nuestro protagonista).

Montado en su yegua de nombre Agro, Wander es atraído a estas tierras por el rumor de que existe un poder para devolverle el alma a su amada, quien ha perecido a causa de su destino maldito. Es por esto que, tras robarle una mística espada mágica a una tribu milenaria, emprende un viaje para ver al único que puede concederle semejante milagro: Dormin.

Esta deidad le explica a nuestro protagonista que, para poder llevar a cabo su petición, deberá destruir a los 16 representantes de los ídolos que se encuentran en el Templo Sagrado de esos páramos, quienes son nada más y nada menos que los Colosos, imponentes criaturas hechas de piedra y pelaje que deambulan sin rumbo aparente por el lugar.

La peligrosa misión de nuestro héroe lo llevará a buscar y enfrentarse a cada uno de estos seres para poder cumplir con su objetivo. Sin embargo, a medida que progresa en ésta, somos participes de como la humanidad de Wander se ve corrompida al aniquilar una tras otra a estas criaturas inocentes, siendo sus muertes justificadas por la crueldad de su tarea.

 

CUESTIONANDO TU DEBER

Shadow of the Colossus es uno de los pocos videojuegos en los que realmente he puesto en tela de juicio mi misión como jugador. El saber que debo destruir a cada coloso para resucitar a Mono se convierte en un pensamiento doloroso cada vez que meditas en lo que en realidad estás haciendo: Estás matando criaturas inocentes.

Ningún coloso combate contigo con el afán de destruirte, sólo están tratando de defender sus propias vidas de un extraño que, con espada en mano, planea arrebatárselas. El sentido que cada enfrentamiento gana cuando juegas considerando este aspecto es tremendo. De hecho, se vuelve tan pesado que te hace sentir miserable al triunfar en cada pelea.

La obsesión de tratar de volver a estar con su ser amado es lo que impulsa a Wander a cometer la carnicería que ocurre a lo largo del juego y creo que Fumito Ueda, el director y diseñador del mismo, quería que viéramos eso.

“¿Hasta dónde es capaz de llegar el ser humano con el afán de perseguir un objetivo? ¿Es la tenacidad de la humanidad algo de lo que estar orgulloso cuando otros son vulnerados por culpa de ésta?”

El mensaje filosófico, incluso si juegas sin considerarlo en un solo momento, llega a transmitirse a todo aquel que tiene el control en las manos. Incluso la conclusión de la historia no podría ser más consecuente. Sin ánimos de spoilear nada, me gustaría decir que toda la travesía de Wander podría ser considerada como un descenso hacia la corrupción del hombre y como dice un popular dicho: Lo que mal inicia, mal acaba.

Sin embargo, el mensaje de Ueda no sólo consiste en condenar las decisiones y actitud de Wander, que bien podría representarnos a todos los seres humanos. Todo el videojuego está construido para mostrarnos la fragilidad de nuestro protagonista pero también su posibilidad de redención. La titánica tarea que se ha autoimpuesto y la carga emocional que esta conlleva no pueden ser pasadas por alto.

Lo grandioso del argumento de Shadow of the Colossus es que, a pesar de que en cierto modo no es muy complejo y puede convertirse en una experiencia lineal una vez iniciada, se ve potenciado por la interpretación que el jugador le dé. En mi opinión, esto es lo que el videojuego gane el estatus que tiene y puedo entender porque muchos lo usan de ejemplo cuando quieren argumentar por qué el videojuego es arte.

La humanidad es encarnada por Wander, el protagonista

 

EL EDEN EN LA TIERRA

Pasando al apartado gráfico, el debate puede comenzar. Si analizamos cómo se veía y sobretodo, el rendimiento del juego original en la PlayStation 2, este se siente mucho más pesado en comparación a su contraparte de PlayStation 4, lo cual no era un aspecto tan negativo ya que era justamente esa pesadez la que hacía apreciar a los colosos como lo que son: Criaturas monumentales que con solo pisar el suelo provocan estragos.

Pero hay que ser bastante cerrado a la verdad si es que, por el factor nostalgia, no admitimos lo innegable: Bluepoint Games ha conseguido embellecer el juego a un nivel insuperable.

Los polígonos que se podían visualizar en PS2 se han vuelto imperceptibles gracias a que todo ha sido hecho desde cero. El césped, las montañas, los bosques, las llanuras, el agua y un sinfín de elementos le dan el aspecto visual que el juego necesitaba para atraer a la nueva generación. Incluso se puede apreciar el pelaje de cada coloso moverse con el viento y ahora el rostro de Wander es claramente visible. El juego corre a 60 cuadros por segundo todo el tiempo y puede llegar a la resolución 4K en PlayStation 4 Pro por lo que verdaderamente explota al máximo la capacidad gráfica que la PlayStation 4 puede ofrecer.

Sé que mejores gráficos no hacen mejor a un videojuego en general pero si esto es lo que Shadow of the Colossus requería para acercar a más jugadores a probarlo, no puedo estar más satisfecho con el trabajo hecho.

Un detalle minúsculo sería que existen pequeños glitches en ciertas zonas del escenario pero son tan sutiles y poco comunes que esto no causa una molestia en el jugador. Es más, desde ya les deseo buena suerte si piensan buscarlos en el vasto mapa.

previous arrow
next arrow
ArrowArrow
Slider

CAPTURAR MEMORIAS NUNCA FUE TAN FÁCIL

Una adición que los desarrolladores incluyeron en esta nueva versión es el Modo foto. Esto nos permite congelar la imagen para que realizar capturas de pantalla nos sea más sencillo.

Si activamos esta opción en el menú de ajustes y presionamos abajo en el D-Pad, una serie de filtros, ángulos y zooms nos serán habilitados para personalizar la foto a nuestro antojo antes de tomarla.

Gracias al aspecto cinematográfico que la cámara le da al juego, las distintas situaciones en las que nos encontremos podrán ser registradas con el uso del botón share del DualShock 4. Esta opción sin duda fue de gran utilidad para registrar mi paso por el juego y las imágenes mostradas en este análisis son prueba de ello.

 

EL ASPECTO QUE LO CAMBIÓ TODO

Fumito Ueda utilizó un estilo muy particular para diseñar Shadow of the Colossus. Muchos expertos lo han definido como Diseño por sustracción el cual consiste en reducir el gameplay a su estado base o puro mediante la eliminación de elementos adicionales como puntos de experiencia, power-ups, NPCs, pueblos, entre otros.

Es así como nuestro protagonista sólo posee en su arsenal para combatir a los colosos: la espada sagrada, un arco y flechas, la habilidad para escalar y trepar así como también a su fiel yegua, Agro. Cada recurso que tenemos a nuestra disposición será todo lo que necesitamos para vencer a los 16 colosos.

La mecánica es simple: Debes encontrar el punto débil que reside en el cuerpo de la criatura y utilizar la espada sagrada para atacar en ese preciso lugar. Sin embargo, y es aquí donde reside lo revolucionario del diseño, el cómo alcanzar ese punto débil varía según cada coloso y no sólo eso, cada uno de los combates con estos monumentales seres utiliza un sistema distinto que replantea lo ya establecido por el género Acción-Aventura.

En uno de los combates deberemos utilizar arco y flecha para provocar a nuestro adversario mientras montamos a Agro para evitar rápidamente las arremetidas del coloso; otro de ellos consiste en una sección de platforming y uso de la mecánica de treparse para atraer al coloso a una trampa en donde perderá la armadura que protege su punto débil…

Las 16 boss fights que componen el juego son maravillas del game-design por dónde se vean. El hecho mismo de que Wander sea un inexperto espadachín y arquero y que Agro no sea el corcel más aventajado brindan al gameplay de un realismo que enriquece la experiencia. Sientes que en verdad estás luchando contra seres de proporciones gigantescas que están dando todo de sí para no ser asesinadas.

No puedo evitar destacar la batalla final contra el coloso 16, Malus. La estructura del escenario, la posición de los obstáculos, el tamaño del enemigo y el camino que debes abrirte para poder llegar hasta su punto débil no solo demuestran el talento innato y la genialidad de Fumito Ueda, sino además reflejan la razón de porque Shadow of the Colossus sigue siendo un referente tras 12 años de su lanzamiento para todos aquellos que desean dedicarse al desarrollo de videojuegos a nivel mundial.

 

COMODIDAD PARA EL VETERANO Y EL NOVATO

Los chicos de Bluepoint Games tuvieron otro gran acierto al incluir distintos esquemas de control para esta nueva versión. Estas adiciones incluyen 4 distintas configuraciones para asemejar aún más nuestra experiencia a la del juego original: Modern, Modern remapped, Classic y Classic remapped. Cambiar el esquema de control es tan sencillo como presionar el botón options mientras jugamos y seleccionando el apartado settings.

 

LA SINFONÍA QUE REEMPLAZA EL SILENCIO

Si hablamos del apartado musical, Shadow of the Colossus es un videojuego que valora y respeta mucho el silencio. Durante nuestras largas trayectorias hacia las guaridas de los colosos, nos acompañará una ausencia de banda sonora constante. Esto en lugar de ser un aspecto negativo, nos introduce en el ambiente de La Tierra Prohibida: un bello lugar plagado de vegetación y vida salvaje.

No obstante, una vez empezamos a acercarnos a los recintos en donde aguardan nuestros inocentes enemigos es donde podemos finalmente apreciar la banda sonora del juego.

El señor Kō Ōtani, compositor del soundtrack, es el encargado de imbuir nuestros oídos con temas que, al haber terminado el juego, consiguen que rememores tu paso por ese místico lugar. Uno de los más emblemáticos es sin duda Prologue ~To the Ancient Land~, la pieza de introducción. La melancolía que transmite cada nota del tema nos hace meditar en lo cruel que ha sido para Wander el separarse de Mono y lo que estamos dispuesto a hacer para remediarlo.

Otros de mis grandes favoritos son The Opened Way y Revived Power, dos piezas que suenan constantemente cuando empezamos a escalar el gigantesco cuerpo de un coloso. Las tonadas de valentía y heroísmo distraen por un segundo nuestras mentes del mensaje que Ueda transmite y en su lugar lo reemplaza con un solo mensaje: “Hay que acabar con el enemigo”. Poderosas melodías que van muy acorde a la situación en la que se utilizan.

Y para finalizar, no podía faltar la apoteósica Demise of the Ritual, la fúnebre tonada que suena cuando enfrentamos al decimosexto coloso Malus. Toda la carga emocional que lleva Wander a esa feroz batalla final bajo la lluvia queda perfectamente plasmada en este tema. Temor, incertidumbre, rabia y tristeza son algunos de los sentimientos que puedo distinguir. No podría existir música más perfecta para aquella terrible situación.

 

UNO DE LOS MEJORES VIDEOJUEGOS DE TODOS LOS TIEMPOS A NUESTRO ALCANCE

Quiero finalizar este análisis contestando a las interrogantes que hice en la introducción:

¿Será esta nueva versión un motivo por el cual indignarse?

En lo absoluto. Los muchachos de Bluepoint Games realizaron un magnífico trabajo al adaptar el opus magnum de Fumito Ueda y su Team ICO. Lograron mantener la esencia del videojuego y sus mecánicas no fueron trastocadas a tal punto que cambiara algo del original. La calidad visual de la versión para PlayStation 4 es maravillosa y no hay duda de que se ha convertido en una insignia de lo que la consola puede hacer a nivel gráfico junto a juegos como Uncharted 4: A Thief’s End y Horizon: Zero Dawn.

¿Se convertirá en el modo de entrada a un clásico de todos los tiempos para aquellos que no pudieron jugarlo en su época?

De todo corazón, espero que así sea. En mi caso, sucedió exactamente de esta manera y no me arrepiento para nada. Ya que la versión de PlayStation 2 se ha vuelto en un artículo tan codiciado, es poco factible que una persona recién iniciada en el medio pueda adquirirla sin hacer un esfuerzo sobrehumano.

No digo que el juego no lo merezca pero en esta versión para PlayStation 4 podrá encontrar replicado casi a la perfección un pedazo de historia invaluable para toda la industria del videojuego y creo que si ese fue el objetivo impuesto, lo han cumplido con creces.

Nunca podremos agradecerle lo suficiente a Fumito Ueda y a Shadow of the Colossus por todo lo que han hecho, pero sin duda ahora tenemos el homenaje lleno de amor y dedicación que tanto merecían.

Comentarios

Shadow of the Colossus (PS4)

9.7

MAGNÍFICO

9.7/10

Lo positivo

  • Mantiene los elementos que hicieron al original uno de los mejores videojuegos de la historia
  • Visualmente, es uno de los trabajos mejor elaborados en PlayStation 4 hasta la fecha.
  • La envolvente calidad de sonido trata con respeto el magistral trabajo de Kō Ōtani y a todos los efectos sonoros

Lo negativo

  • Pequeños glitches están presentes en el juego
  • Ya que es fiel al original, también conserva algunos problemas con la cámara durante los enfrentamientos