The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia

Review

THE SEVEN DEADLY SINS:
KNIGHTS OF BRITANNIA

UNA OPORTUNIDAD MORTALMENTE DESAPROVECHADA

 

El universo del manga shonen es bastante peculiar. Mientras que One Piece reina sobre todo Japón con supremacía implacable y el opus magnum de Akira Toriyama ha recuperado su poderío en tierras occidentales con la exitosa emisión de Dragon Ball Super, existe una nueva oleada de prometedores obras que si bien no están revolucionando el género, han conseguido destacar del resto y generar franquicias con legiones de adeptos alrededor del mundo.

En la actualidad, el mayor ejemplo de lo anteriormente mencionado es Boku no Hero Academia pero junto a este, otros tres compiten por ganarse un puesto en el nuevo trío del manga shonen ya que tanto Naruto como Bleach han concluido. Estos, a mi parecer, son: Black Clover, One-Punch Man y el protagonista de este análisis, Nanatsu no Taizai.

 

“En 2015, Nanatsu no Taizai fue la segunda serie con mayor número de ventas en Japón, con más de 10.3 millones de copias vendidas, solo siendo superada por One Piece”

 

Traducido al inglés como The Seven Deadly Sins, el manga de Nakaba Suzuki ha cosechado en poco tiempo una envidiable cantidad de fama y prestigio. Es gracias a ésta que la historia de Meliodas, Elizabeth y los poderosos caballeros renegados conocidos con el seudónimo de “los siete pecados capitales” fue adaptada al anime a solo dos años de su inicio de publicación.

Como era de esperarse, un videojuego basado en el fantástico mundo de Taizai no tardó en producirse y, el 9 de febrero del presente año 2018, el anhelo de sus fans se hizo realidad: de la mano de NATSUME ATARI, el primer videojuego de esta popular obra está a nuestro alcance.

Sin embargo, para las personas que esperamos estos particulares videojuegos basados en manga y anime, una incertidumbre formada con el tiempo debido a malas experiencias pasadas siempre invade nuestro ser. Muchos proyectos terminaron siendo terribles fracasos por lo que es inevitable acercarse con cierto escepticismo a este título.

¿Conseguirá revertir la mala fama que tienen las adaptaciones de animes a videojuegos? O ¿Se sumará a la larga lista de decepciones que han ido formando la mayoría de sus congéneres? Éste es el análisis de The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia para PlayStation 4.

 

 

EL DESTINO DEL REINO EN MANOS DE LOS TRAIDORES

The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia relata los sucesos acontecidos en el reino ficticio de Liones. Los Caballeros Sagrados, el poderío militar de la nación, han planeado un golpe de estado y para ello, han capturado al rey, convirtiéndose así en los nuevos y tiránicos soberanos de la región.

Es entonces que Elizabeth Liones, tercera princesa del reino, decide emprender un viaje para buscar a Los Siete Pecados Capitales, un antiguo grupo de caballeros que supuestamente confabularon para hacerse con el reino y fueron destruidos por los Caballeros Sagrados 10 años antes.

Perseguida por las fuerzas enemigas, Elizabeth es guiada por rumores y da con el paradero de Meliodas, capitán del grupo y el más poderoso de estos. Tras salvarla de sus perseguidores, el rubio muchacho junto a su compañero y mascota Hawk deciden jurarle lealtad y ayudarla en la búsqueda de los otros miembros de Los Siete Pecados Capitales para recuperar el reino.

El viaje no será sencillo puesto que más asesinos serán enviados por las cabezas de nuestros protagonistas y una serie de extraños acontecimientos terminarán por develar la verdadera naturaleza de los poderosos guerreros y los traumas y problemas con los que han tenido que lidiar durante todos estos años mientras que sus fuertes personalidades colisionan entre sí a medida que intentan restaurar la paz en el reino.

 

 

DEJA-VU” DE MENOR CALIDAD…

The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia adapta la primera saga argumental de la serie al videojuego. Los 7 arcos que componen dicha saga son re-explorados a través del modo Historia. Cada misión, batalla y diálogo; todo ha sido incluido dentro del juego con exactitud y sin ninguna variación aparente.

Esto puede significar un enorme alivio para el fandom de la serie ya que pueden volver a experimentar la saga que elevó a la fama a su obra favorita pero para alguien que ya ha leído o visto el contenido del juego a través de sus medios originales, el paso por la campaña principal puede resultar un tanto tedioso.

La razón recae en la pobre ejecución que realizan las incontables cinemáticas entre combates. Si bien la historia progresa a través de dichas secciones, se pierde el trasfondo y valor de muchas de las acciones que realizan ciertos personajes o de las escenas cargadas de emociones fuertes.

Sé perfectamente que el manga, anime y videojuego son medios bastante distintos entre sí y eso incluye la forma en que se narra a través de ellos. Sin embargo, una mejor dirección de guión para enfatizar los momentos memorables del manganime hubiese sido más que apreciada. Es más, la omisión de una escena de suma importancia en el desarrollo del protagonista es un error imperdonable que le pasa factura al juego a nivel argumental.

Pero si de crasos errores hablamos, es puntual pasar al siguiente aspecto técnico…

Los siete pecados capitales… Espera ¡Faltan tres!

 

BUENOS GRÁFICOS, CERO EMOCIÓN

Hay que reconocerlo: The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia hace un muy buen trabajo en capturar las características del carismático elenco de personajes y plasmarlo en los modelados 3D exhibidos en las escenas y combates del juegos. Las localidades emblemáticas de la historia como Necropolis, Vaizel y El Reino de Liones han sido reproducidas fielmente y lucen excelente.

El problema empieza cuando pasamos a los modelados exhibidos en las cinemáticas del modo campaña y, para ser más específico, en las expresiones que realizan (o deberían realizar) los personajes. Los rostros no transmiten absolutamente nada en la gran mayoría de segmentos con diálogos y el contraste entre el buen trabajo de los actores de voz y la nefasta animación de los gestos evidencia aún más la falta de trabajo en la gesticulación de los modelados.

Pareciera ser que tan solo tuvieron pensados en mente 3 rostros para 3 situaciones distintas: La alegre para situaciones graciosas o felices, la enojada para remarcar ira, inconformidad o para ser exhibida en los combates y la predeterminada para todo lo demás.

Como expliqué en el punto anterior, las escenas emocionalmente cargadas pierden todo su valor debido a que lo que oímos no tiene coordinación en lo absoluto con lo que vemos. Una Elizabeth sumida en desesperación y llanto tiene el mismo rostro que otra disfrutando un día soleado acompañada por sus amigos.

Es lamentable que se haya decidido esta dirección en lo que a cinemáticas se refiere porque, de haber tomado un poco más de, por ejemplo, Ni no Kuni II que usa un estilo similar de modelados 3D y dirección artística, esta podría haber sido una adaptación muy decente.

previous arrow
next arrow
ArrowArrow
Slider
Ultimate Ability de Arthur Pendragon La calidad visual de todos los Ultimates es asombrosa

PROVOCA DESTROZOS – JUSTO COMO EN EL ANIME

Si hablamos de jugabilidad, Knights of Britannia es un anime-brawler en todo el sentido de la palabra. Los contrincantes son reunidos en un pequeño escenario de algún lugar icónico de la serie por el que pueden moverse libremente. El objetivo es darle al oponente con todo lo que tengas para reducir su barra de salud a cero.

Para ello, contamos con distintas herramientas como golpes ligeros, fuertes y mágicos (a distancia); así como también la posibilidad de utilizar las habilidades características de cada personaje para provocar daños letales a tu adversario, algo imprescindible en este tipo de juegos y que The Seven Deadly Sins cumple satisfactoriamente.

El atractivo principal del combate es la libertad que tiene el jugador de poder destrozar el escenario con cada golpe que realiza. Ya sean casas, árboles o incluso montañas; todos estos elementos pueden ser reducidos a escombros durante el furor de la pelea

Si bien este aspecto no es algo novedoso ya que hemos podido disfrutar de esta característica en otros brawlers como Dragon Ball Xenoverse, éste le brinda al combate del juego una sensación de pretensión y exageración tan propia del shonen manga que lo hace disfrutable, hasta el punto en el que puedes soltar una risa mientras miras asombrado la devastación que tu ataque ha producido en el escenario.

Sin embargo, si lo que buscas es un juego de peleas competitivo, lo más probable es que este juego no sea para ti. Los anime-brawlers no están pensados con una escena competitiva en mente y es por esto que el balance entre personajes es muy desequilibrado, teniendo así a peleadores que llevan una clara ventaja ante el resto por lo poderosos que son.

Un aporte puntual sería que, además de poseer un roster de 25 personajes de la serie, existen tres clases de peleador con un estilo de juego distinto del resto: Speed type, que básicamente es un combatiente veloz y estándar; Power type, que es lento y pesado pero posee más fuerza y estabilidad ante golpes duros y Magic type, personajes que utilizan la barra de magia incluso con los ataques básicos y pierden la capacidad de atacar si es que la agotan.

Cada estilo es bastante único por lo que el jugador deberá elegir el tipo de personaje que mejor se acomode a sus preferencias. Personalmente, encontré este aspecto bastante destacable ya que así hay una ligera variedad para los combates y un cambio de mecánicas que es vital tener en cuenta cuando estemos jugando.

El roster de 25 peleadores de Knights of Britannia… Sí, lo sé. Falta Zeldris, no me juzguen…

 

LA OTRA CARA DE LA MONEDA

No obstante, el gameplay en el modo Adventure introduce una variable un tanto desconcertante.

Durante nuestro camino por el mapa del mundo, iremos descubriendo una serie de misiones que, una vez completadas, mejoran nuestro nivel de “gossip” lo que nos permitirá avanzar hacia las misiones principales del juego. El que tanto aumenta este nivel depende de que tantos destrozos provoquemos en un escenario durante alguna misión y el tiempo que tardemos en completarla. Entre mayor y más rápido, mejor.

Las misiones pueden variar desde combatir contra el enemigo de turno hasta recoger chucherías mientras evitamos los ataques enemigos junto a Elizabeth y Hawk. No hace falta decir que todas las misiones, excluyendo los combates con peso argumental, son sumamente aburridas, tediosas y repetitivas a más no poder.

Las batallas contra hordas de enemigos se asemejan mucho a un Musou poco inspirado y la recolección de chucherías es quizá uno de los aspectos más innecesarios agregados en el juego. La poca variedad de estas misiones hacen que pierdan su encanto rápidamente (si alguna vez lo tuvieron) y hacen que el paso por el modo Adventure sea incluso más difícil. Hubo momentos en los que me preguntaba cuanto faltaba para que se terminara todo aquello.

Por desgracia, si lo que deseas es desbloquear a todo el elenco de la serie disponible en el juego (incluyendo a los mismísimos pecados como Escanor y Merlín) tendrás que hacer una maratón por este modo para conseguirlo. Invertir las 15 horas que dura es decisión tuya pero, en lo que a mí respecta, es tan olvidable que no quisiera volver a este modo en un larguísimo tiempo.

Mapa del mundo del modo Adventure. Misiones y más misiones…

 

MELODÍAS PARA EL OLVIDO

Un aspecto que suelo apreciar y destacar es la banda sonora. El poder de la música y, en especial, la música de videojuegos es algo que se queda conmigo incluso si la historia o el sistema de juego fallan. Sin embargo, con este Seven Deadly Sins, no hay mucho que pueda rescatar además de una que otra melodía simple pero olvidable al fin y al cabo.

Para mí en lo particular, la banda sonora de un anime-brawler no es algo de lo que puedas esperar mucho pero me hubiese gustado quedar con al menos un solo tema que condensara las horas que invertí en este juego. Lamentablemente, tendré que conformarme con Farming/Dreary Village, una pieza que suena durante casi el 60% del juego y que llega a gustar de tanto que la escuchas.

 

 

SENTENCIA PECAMINOSA

Es momento de finalizar este análisis respondiendo a las dos interrogantes del inicio:

¿Conseguirá revertir la mala fama que tienen las adaptaciones de animes a videojuegos?

Lo dudo mucho. En mi personal experiencia con el juego, pude llegar a disfrutarlo horas después de haberlo iniciado gracias a que empecé a acostumbrarme a sus controles clunky y a su sólido sistema de juego, pero no es algo que recomendaría a alguien a no ser que sea fan de la serie o haya probado otros brawlers como J-Stars Victory Vs.

¿Se sumará a la larga lista de decepciones que han ido formando la mayoría de sus congéneres?

Por desgracia, así es. Es una decepción que el primer juego de Nanatsu no Taizai no sea tan bueno como esperaba, particularmente porque disfruté mucho del anime tanto a nivel argumental como en estética y tal vez esa sea la razón por la que esta producción parece haber sido realizada sin la dedicación y el presupuesto necesarios.

Con sinceridad, espero que el género pueda conseguir replicar las fórmulas de otros títulos como Dragon Ball: Budokai Tenkaichi 3 o Naruto: Ultimate Ninja Storm para poder desarrollar títulos que estén a la altura de las obras de las que son adaptadas. Con miras al futuro, espero que el videojuego de Boku no Hero Academia pueda hacer las cosas mejor.

Comentarios

The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia

The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia
5

PROMEDIO

5.0 /10

Lo positivo

  • La calidad visual de los modelados 3D es bastante decente
  • La selección de personajes para el roster encantará a los fans de la serie, en especial por los dos últimos
  • Una vez te adecuas a sus controles, los combates resultan legítimamente entretenidos

Lo negativo

  • Pésima animación de rostros y cinemáticas
  • El modo Adventure
  • Banda sonora más que olvidable